¿Cómo convertir tu vivienda en una casa inteligente?

La revolución en el hogar ha llegado con la casa inteligente. Muchas personas se han dejado conquistar por las ventajas que esta interconexión de aparatos proporciona para mejorar la seguridad y ganar tiempo a la hora de hacer las tareas domésticas. Sumado a ello, multitud de compañías ofrecen estos productos a unos precios relativamente bajos.

¿Qué es una casa inteligente?

Una casa inteligente se define como la vivienda que hace uso de la tecnología para automatizar tareas domésticas. Dichas tecnologías forman parte del término domótica, entendida como el conjunto de sistemas de automatización de las instalaciones de la vivienda que permiten una gestión eficiente de la misma.

Los objetivos de la domótica parten todos de proporcionar bienestar gracias a los sistemas de comunicación, seguridad y gestión energética que incluyen.

¿Cómo funciona una casa inteligente?

Una casa inteligente funciona mediante un sistema de sensores mediante los cuales se comunican las órdenes. A través de la domótica no solo se tiene el control del aparato, si no que también es posible programar actividades. De esta manera se fomenta el ahorro energético, al igual que con la instalación de placas solares.

El funcionamiento de una casa inteligente depende del tipo de arquitectura:

  • Arquitectura centralizada: los sensores están conectados con una centralita encargada de dar las órdenes.
  • Arquitectura distribuida: dichos sensores están interconectados entre sí, lo que les permite recibir la información, procesarla y enviarla para que se realice la acción.
  • Arquitectura mixta: una mezcla de ambas, cuenta con una centralita, pero otras partes funcionan de forma independiente.

Dispositivos para tener una vivienda inteligente

En el mercado se ofrecen varias dispositivos y aparatos para convertir el hogar en una vivienda inteligente. Estos son los más destacados:

Cerrojos inteligentes

Una casa inteligente no puede dejar de lado el cierre. Con los cerrojos inteligentes las llaves quedan relegadas a un segundo plano y es ahora mediante el móvil, activando una contraseña número o mediante las huellas de dactilares como se puede acceder y cerrar la vivienda.

Termostato inteligente

Las facturas energéticas se reducirán considerablemente si se dispone de un termostato inteligente. De esta manera, el/los inquilino/s de una casa inteligente podrán regular la temperatura independientemente del lugar en el que se ubiquen gracias a sus sensores de voz.

También se puede desconectar o activar en el momento en que se vaya a llegar al domicilio.

Aspirador inteligente

Aspiradores inteligentes como la ya popular Roomba son una realidad en cualquier casa inteligente que se precie. La realidad es que no son tan precisas como las convencionales o la escoba, pero sí que retiran buena parte de la suciedad acumulada.

Alimentador inteligente de mascotas

El alimentador inteligente de mascotas es la mejor alternativa para los periodos de vacaciones, en las que no hay nadie que pueda dar de comer al perro o gato.

Este sistema, conectado a una señal wifi, permite programar hasta 12 comidas.

Ventajas de tener una casa inteligente

Como ya se ha enunciado, la principal ventaja de tener una casa inteligente es la gestión tan eficiente que se hace del tiempo. Con estos dispositivos, tareas que requieren de un gran esfuerzo como aspirar se eliminan de un plumazo. Además tiene otra serie de beneficios relacionados:

  • Comodidad: rutinas como encender las luces, subir y bajar las persianas etc. se quedan para las casas convencionales.
  • Seguridad: se puede controlar al minuto todo lo que está sucediendo en la casa por ejemplo si se instalan cámaras inteligentes.
  • Eficiencia energética, ya que al programar los aparatos se puede reducir drásticamente el consumo.
Compartir esta publicacion